Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

 

[ HOME ] [ NOTICIAS ] [ CATALOGO ] [SERVICIOS][ FEEDBACK]

      Fechas Memorables de la Música Latina

Fechas Memorables de la Música Latina      

 

 

Billo Frómeta

Luis Alfonzo Larrain

Chucho Sanoja

Alberto Naranjo

Graciela Naranjo

Rafa Galindo

Víctor Piñero

Felipe Pirela

Cheo García

Oscar D' León

Ismael Rivera

Rubén Blades

Héctor Lavoe

Hecho en Venezuela

30 Aniversario Oscar D'León

Gerardo Rosales

 

 

Víctor Piñero 

"El Rey del Merecumbé"

Por: José Antonio Orellán

Nace el "negro" VíctorPor estos lados del Caribe, tierra ardiente y del tambor como diría el gran maestro Eduardo Serrano,  amalgama de razas entremezcladas que nos brinda un gentilicio con un sabor especial. En este mismo lado del continente americano en el que los rayos del sol inciden de tal manera que la tez se nos torna algo oscura, canela como dicen. En nuestros hogares cuando uno de nuestros miembros se nos brinda con esa pigmentación especial, cariñosamente le llamamos "El Negro". Así sucedió en el hogar de Don Pablo Julián Piñero, cuando aquel 10 de Mayo de 1923 en la ciudad de Caracas, su esposa Guillermina Borges de Piñero le diera el segundo de sus siete hijos a quien bautizaron como Víctor Piñero y quien en el seno familiar apodarían cariñosamente como "el Negro Víctor" y que la posteridad le reservó el merecido titulo nobiliario de "Rey del Merecumbé".

Una Nueva Estrella. Aunque desde temprana edad mostró gran interés por la música, de hecho, ya a los doce años daba sus pininos con una pequeña agrupación conformada con adolescentes de su barriada. El hallazgo de este diamante en bruto se le atribuye a Leonardo Pedroza, director de la recordada orquesta Leonard Melody, quien para el momento del encuentro dirigía la orquesta del programa radial “Cada minuto una estrella”, que se transmitía en la caraqueña estación Radio Libertador. Por este programa desfilaron y se mostraron por vez primera aficionados que con el correr del tiempo lograron forjar su propia estrella y Víctor Piñero fue uno de éstos. 
        Para el año 1944 pasó a formar filas en la orquesta de Mañito por un breve lapso, para luego incorporarse a la orquesta Leonard Melody, donde se mantuvo hasta el momento en que se ve tentado por la orquesta de Los Hermanos Belisario donde se terminó de “pulir” como guarachero estrella y graba sus primeros éxitos. Por desavenencias entre los miembros de esta agrupación, la orquesta se disuelve y uno de los hermanos Belisario, Pedro J. Belisario decide armar su propia orquesta con el “negro Víctor” como figura principal. El éxito no se hizo esperar y pronto la orquesta trasciende las fronteras de su natal Venezuela.
Con la Sonora Matancera. La voz, el sentimiento y la escena de Víctor Piñero son reclamadas desde La Habana para grabar con la prestigiosa Sonora Matancera. Este hecho le inscribe como el único venezolano que grabara con esta agrupación, en la que además transitaron algunos de los mas importantes cantantes latinoamericanos. Temas como “No quiero nada con su mujer”, “Maquinolandera”, “Puente sobre el Lago”, entre otros se comienzan a dejar escuchar con insistencia en las radio estaciones latinoamericanas, convirtiéndose en un verdadero suceso.

Víctor Piñero junto a Rogelio Martínez y Yayo "El Indio"

En su escena favorita: Con la mano al oído.

El Rey del Merecumbé. Aunque la fama había tocado sus puertas de la mano de la Sonora Matancera, la nostalgia por su terruño le muestra el camino de regreso. Al regresar a Venezuela, se incorpora a la Orquesta “Los Peniques”, agrupación que para entonces gozaba de alta aceptación en las preferencias del venezolano, sin embargo otra sorpresa le esperaba, pues desde Colombia es convocado por Pacho Galán para que preste su voz para proyectar un nuevo ritmo en ciernes: El Merecumbé. De este contagioso ritmo, mezcla de Merengue y Cumbia, nacido de las Costas del Atlántico colombiano, Víctor Piñero le adopta para sí, imprimiéndole una particular energía en la interpretación  que pronto le harían ganar en buena lid el título de Rey del Merecumbé.
      Del Timbo al Tambo. Luego de sus pasantías por la hermana República de Colombia, regresa una vez mas a la patria y pronto se incorpora a la orquesta del maestro Chucho Sanoja, otro de los decanos de las orquestas bailables en Venezuela, sin embargo, su espíritu aventurero y su prestigio como guarachero y hombre espectáculo le llevan a República Dominicana invitado por la orquesta “Angelita”, en la cual hace una breve pasantía. Regresa una vez mas a su país y se une a la Sonora Caracas, popular agrupación de grata recordación, pero su alma de trotamundo le conduce a Puerto Rico para unirse al Combo de Rafael Cortijo. Otra breve pasantía y toma vuelo de regreso a sus raíces. Una vez en Caracas, se encuentra con Arnaldo Belisario (de la famosa familia Belisario), para quien graba algunos temas y luego se asimila a las filas de La Tremenda de Alberto Muñoz.
A imponer el Ritmo. El 15 de Julio de 1958, Renato Capriles, hasta entonces publicista y admirador confeso de la trayectoria del maestro Billo decide fundar su propia orquesta, la cual por sugerencia del propio Maestro bautizó como “Los Melódicos”. La orquesta nace con el slogan de “La orquesta que impone el ritmo en Venezuela”, y para lograr su propuesta se hacen de los servicios de algunos de los mas reputados músicos locales y por supuesto que no podía faltar el nombre de Víctor Piñero, quien con su presencia aportaba a la orquesta personalidad, prestigio, experiencia y calidad. Con esta orquesta vive dos etapas, la primera en la que con su imagen le ayuda a posicionarse en el mercado musical venezolano y una segunda en la que contribuye al afianzamiento definitivo.

Con la orquesta "Los Melódicos". Al fondo el popular "Bigote de Escobillón"

Con sus Caribes. Ya habiendo alcanzado su madurez como músico, decide hacer realidad uno de sus sueños mas anhelados: tener su propia orquesta. Después de su primera incursión con Los Melódicos, funda la agrupación “Víctor Piñero y sus Caribes”, empresa que le resultó una auténtica complicación. Con una vasta trayectoria como músico, pero con una escasa visión empresarial el sueño de su propia orquesta solo fue eso.
Una vez disuelta la orquesta, pasa a formar parte de El Combo Gigante de Emilita,  esta agrupación de la cubana Emilita Dago, estaba muy vinculada a Renato Capriles y por ende a Los Melódicos. Emilita se marchó dejándole la responsabilidad de la agrupación a Piñero, quien no mucho tiempo después se reincorporó a Los Melódicos, agrupación que había adquirido una buena cantidad de seguidores.
Su grabación con Billo . Las circunstancias no permitierion que Piñero trabajara con la orquesta mas popular de Venezuela, Billos Caracas Boys.  Sin embargo, el destino se encargó de unir a este par de genios de la música popular. El hecho se registró durante el veto que le fuera impuesto al maestro Luis María Frómeta, Billo, por la Asociación musical del Distrito Federal y Estado Miranda.  Corría el año de 1958, y el sello Venevox le extiende una invitación al maestro Billo para que realice en La Habana grabaciones para consagrados interpretes populares venezolanos: Adilia Castillo, Mario Suarez y “El Rey del Merecumbé” Víctor Piñero, quien como se comentó venía de un arrollador éxito con las orquestas de Pedro J. Belisario en su natal Venezuela y con la orquesta de Pacho Galán en Colombia.

El performance de Víctor Piñero.

Con las botas puestas. Recién se habían celebrado las fiestas navideñas del año 1974, estrenábamos un nuevo año  y en vísperas de las fiestas de los Santos Reyes Magos, el prestigioso Hotel Tamanaco se engalanaba aquel 04 de Enero de 1975 con la presencia de Los Melódicos y sus populares cantantes: Manolo Monterrey y Víctor Piñero “El Rey del Merecumbé”. La escena se encontraba preparada, todos bailaban con entusiasmo y alegría. Entonces la gran estrella de la orquesta Víctor Piñero inicia la interpretación del tema Las Pilanderas, el cual había convertido en un verdadero éxito en su voz. Como era su costumbre, le imprimió toda su energía y sentimiento a la canción... Súbitamente, sintió un intenso dolor en el pecho y en escena se desplomó...Todo fue confusión, sin embargo la triste noticia no se hizo esperar. Un infarto fulminante cegaría la vida al Rey del Merecumbé, al gran Víctor Piñero, quien en términos boxísticos cayó... Mordió el polvo, pero con honor, como un auténtico campeón!!... retando a la muerte... cayó, con las botas puestas!!
 

 

Envía un mail a ch_orellan@mipunto.com con tus comentarios y sugerencias respecto a este Web Site.
Last modified: diciembre 03, 2002